Titulo

Traumatologo especialista en rodilla. Granada. Dr José Ignacio Eugenio Díaz

CONDROMALACIA ROTULIANA – DOLOR FEMOROPATELAR. DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO

 

Anatomía de la rodilla

El dolor en la articulación femoropatelar ocurre fundamentalmente en atletas, como esquiadores, ciclistas y jugadores de fútbol debido a la sobrecarga funcional y al aumento de  presión sobre sus rodillas. En ocasiones también aparece en personas que desarrollan su actividad diaria en posición sentada o de rodillas , como por ejemplo un taxista o un mecánico.  El término también se denominaba antiguamente como “rodilla de la beata ” por la posición de rodillas durante varias horas. El principal dolor ocurre en la parte frontal de la rodilla (dolor patelofemoral), pudiendo definir diferentes entidades síndrómicas de dolor anterior de rodilla, mal alineamiento patelofemoral y condromalacia rotuliana. Si sufre de este problema puede ponerse en contacto con el Dr. José Ignacio Eugenio Díaz. Traumatólogo en Granada Especialista en Lesiones de rodilla.


Causas principales de Dolor femoropatelar:



• Mala alineación de la rótula, con aumento del ángulo Q


• Luxación o subluxación rotuliana ( fundamentalmente provoca hiperpresión externa )

• Opresión, desequilibrio o debilidad de los músculos del muslo ( vasto medial y aductores )

• Pies planos

El dolor puede ser el resultado de la irritación de los tejidos blandos alrededor de la parte anterior de la rodilla. Otros factores  incluyen el uso excesivo, desequilibrio muscular y estiramiento inadecuado. En algunas personas  la rótula está completamente desalineada. Si es así, las sobrecargas pueden causar estrés excesivo y desgaste del cartílago de la rótula. Esto puede dar lugar al debilitamiento y la desestructuración del cartílago de la rótula (condromalacia rotuliana) y causar dolor en la articulación subyacente.


 ¿Cuáles son los Síntomas?:


Dolor sordo debajo o alrededor de la parte frontal de la rodilla (rótula), donde se conecta con la parte inferior del fémur. El dolor se produce al subir o bajar escaleras, de rodillas, en cuclillas, y sentado con la rodilla doblada por un largo período de tiempo.

Prevención

 • Manténgase en forma: 

Una buena forma física, en general es importante para controlar y prevenir el dolor patelofemoral. Si usted es demasiado pesado, puede que tenga que bajar de peso para evitar la sobrecarga.

• Estiramientos:  

Antes de ejecutar cualquier ejercicio, primero debe hacer un calentamiento de 5 minutos, seguido de ejercicios de estiramiento. El estiramiento, especialmente boca abajo (decúbito prono), ayudará a mantener las estructuras de soporte alrededor de la parte frontal de la rodilla flexible. Por ejemplo, el estiramiento cuadricipital:  cuando está acostado boca abajo, agarre el tobillo de la pierna afectada con una mano, y estire suavemente la parte frontal de la rodilla. Haga estiramiento antes y después del ejercicio.

Aumentar la forma física de forma gradual

Evite los cambios bruscos en la intensidad del ejercicio. Aumente la fuerza o la duración de las actividades gradualmente.

Calzado: 

Use zapatillas con buena amortiguación y una construcción de calidad. Asegúrese de que los zapatos le queden bien y se encuentran en buenas condiciones. Si usted tiene pies planos, es posible que deba utilizar un calzado adaptado.

• Educación postural:  

No permanecer excesivo tiempo de rodillas. Utilizar un cojín cómodo si está de rodillas. No permanecer excesivo tiempo sentado; levántese cada 30-45 minutos y estire las piernas. Trate de correr sobre una superficie clara, suave, resistente, uniforme y razonablemente suave. Nunca corra hacia abajo de una colina empinada, o correr en zigzag.

Exploración  física


Se debe realizar un examen físico en la rodilla para ayudar a determinar la causa del dolor.

Para evaluar la fuerza de la rodilla, la movilidad y la alineación, el médico puede pedirle que estar de pie, caminar, saltar, agacharse, sentarse y acostarse.

El examen físico incluye una comprobación de la alineación de la pierna, rodilla y cuádriceps, estabilidad de la rodilla, la rotación de la cadera, y el rango de movimiento de las rodillas y las caderas, debajo de la rótula en busca de signos de dolor o inflamación. Igualmente la fuerza, la flexibilidad, la firmeza, el tono y el perímetro de los cuádriceps y los músculos isquiotibiales, la opresión en el tendón de Aquiles y la flexibilidad de los pies.

Se pueden solicitar estudios de diagnóstico por imágenes, como radiografías, imágenes de resonancia magnética (RMN) y tomografía computarizada (TAC). Debemos realizar en ocasiones un  análisis de sangre para descartar daños en la estructura de la rodilla y los tejidos que conectan a la misma.

¿ Cuál es su Tratamiento ?

 

Depende del problema específico que causa el dolor en la rodilla, y por lo general es un tratamiento no quirúrgico.

Inicialmente

Debe dejar de hacer cualquier actividad que cause dolor en la rodilla. Esto probablemente significa evitar correr o saltar o bajar escaleras de forma forzada
Evite cargar el peso sobre la rodilla dolorosa. Algunos atletas cambian temporalmente a una actividad no soportan peso, como la natación
.Aplique compresas frías o hielo envuelto en una toalla durante períodos cortos de tiempo, varias veces al día.

Puede ser necesario tomar medicamentos antiinflamatorios no esteroideos si usted necesita más alivio del dolor. Si la rodilla no mejora con el reposo, consulte a su médico para una evaluación médica completa y un diagnóstico.

Tratamiento no quirúrgico


Después de descansar la rodilla hasta que el dolor y la hinchazón vayan cediendo, es posible que necesite algo de Rehabilitación para recuperar el rango de movimiento, fuerza, potencia, resistencia, velocidad, agilidad y coordinación.

( CONSULTE EL ARTÍCULO SOBRE VASTO MEDIO OBLÍCUO ) 

El médico puede prescribir un programa de ejercicio para normalizar la flexibilidad y la fuerza de los músculos del muslo, o recomendar ejercicios de entrenamiento cruzado que hacen hincapié en el estiramiento de los miembros inferiores. Su médico le dirá cuándo puede reanudar gradualmente las actividades deportivas.Otros tratamientos no quirúrgicos implican el uso de un aparato ortopédico especial para la ayuda de la rodilla durante la práctica deportiva. Determinados calzados ortopédicos pueden a veces ser prescritos y pueden ayudar a aliviar el dolor.

Tratamiento quirúrgico


Cuando sea necesario, los tratamientos quirúrgicos incluyen:
• Artroscopia. El cirujano extrae fragmentos de cartílago de la rótula dañado a través de una pequeña incisión, usando un instrumento de tamaño de un lápiz llamado artroscopio.
• Alineación: El cirujano abre la estructura de la rodilla y vuelve a alinear la rótula, la reducción de la presión anormal en el cartílago y las estructuras de soporte alrededor de la parte delantera de la rodilla.




FUENTE DE IMÁGENES
http://en.wikipedia.org/wiki/Knee#mediaviewer/File:Blausen_0597_KneeAnatomy_Side.png

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.