Titulo

ÚLCERA DE CARTÍLAGO

IMPORTANCIA DE LA RESONANCIA EN LA CONSULTA DE TRAUMATOLOGIA. OSTEOCONDRITIS DISECANTE

La Resonancia nuclear magnética se ha hecho imprescindible en el diagnóstico de múltiples lesiones en Traumatología, como la Osteocondritis Disecante. El Traumatólogo Especialista en Artroscopia debe trabajar activamente con las imágenes que nos ofrecen esta técnica de imagen.

Las diferentes articulaciones examinadas pueden evidenciar afectaciones anatómicas muchas veces difícil de entender si no se correlacionan con una buena exploración clínica, lo que hace imprescindible la valoración conjunta de paciente e imágenes.

Por ello, el Traumatólogo debe mejorar día a día su análisis y aprendizaje sobre las imágenes junto con la exploración minuciosa de cada paciente.

En este estudio de Resonancia se Explica cómo identificar la Osteocondritis disecante de rodilla.

La Osteocondritis disecante tiene su mayor incidencia en varones menores de 25 años. Está causada por una afectación vascular en la circulación ósea en la zona cercana al cartílago articular, provocando lesiones progresivas en el cartílago de la rodilla y desprendimiento del cartílago del hueso articular.

La exploración coronal en Resonancia permite vidualizar una alteración del hueso subcondral, con presencia de cambios quísticos profundos. En la visión sagital de la Resonancia podemos ver los meniscos y la lesión del Trastorno Osteocondral – osteocondritis disecante.

La resonancia magnética nuclear es la técnica de elección para determinar si el cartílago articular está intacto o no lo está, y si es estable o no. La existencia de una línea de alta señal en las imágenes potenciadas en T2 indica la presencia de líquido sinovial, por lo que es un signo probable de inestabilidad de la lesión.

Ante la presencia de este problema es importante un tratamiento precoz por parte de su Traumatólogo, con fin de estabilizar y evitar la progresión de las lesiones. En caso de lesiones pequeñas se puede extraer el cartílago desprendido y hacer perforaciones ( microfracturas ). En caso de lesiones inestables o de gran tamaño puede ser necesario el uso de técnicas de transferencia osteocondral. La Artroscopia ha supuesto un gran avance en el tratamiento de la Osteocondritis disecante siendo la técnica de elección en la actualidad. Sólo en algunas localizaciones el abordaje artroscópico puede resultar difícil, en cuyo caso será necesario llevar a cabo la cirugía a cielo abierto (mini-artrotomía ) o incluso en los casos más severos plantear la artroplastia ( prótesis )de rodilla.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.