Titulo

Primeros días tras Cirugía de Ligamento Cruzado Anterior

La Cirugía del Ligamento Cruzado Anterior es una práctica común en Traumatología y una de las lesiones deportivas frecuentes. Como hemos comentado en el Artículo Previo es importante preparar la articulación para la intervención, disminuir la inflamación, conseguir extensión completa y reiniciar la marcha normal. Los Primeros días tras cirugía del ligamento cruzado anterior son igualmente muy importantes.

Tras la intervención quirúrgica y el Alta Hospitalaria, el Traumatólogo debe entregar una serie de recomendaciones, tanto para los cuidados de la herida como para el control del dolor y la movilidad.

¿ Qué debo hacer la Primera semana tras la Cirugía del Ligamento Cruzado Anterior ?

  • Control del Dolor. Habitualmente se prescribe medicación para tomar en el domicilio, Analgésicos, Antiinflamatorios, Frio local, Heparina, etc. Igualmente podemos utilizar un Catéter Epidural con Bomba de infusión de medicación. Esta técnica consigue un óptimo control del dolor y un buen postoperatorio .
  • Curas de las Heridas.  Debemos curas las heridas en la consulta de Enfermería cada 48-72 horas, o antes si fuera necesario. Las suturas se deben quitar durante las próximas semanas, pudiendo ser necesario mantenerlas durante 3-4 semanas. Las curas deben ser secas las primeras dos semanas. A la hora de la ducha deberá proteger la extremidad con una bolsa especial o algún material impermeable.
  • Elevación de la Extremidad. No debe permanecer mucho tiempo con la pierna flexionada ( con el pie más abajo que el cuerpo ), pues esta posición aumentará la hinchazón de la rodilla y de la pierna. Mantenga la extremidad elevada, apoyada sobre una superficie cómoda. Puede levantarse con uso de dos bastones para el aseo personal y para alguna actividad, pero lo habitual debe ser el reposo con la pierna elevada.
  • Ejercicios suaves. Durante los primeros días le indicaremos ejercicios de movilidad del tobillo y dedos, para aumentar el drenaje de la extremidad. Igualmente empezaremos a trabajar la Extensión de la Rodilla ( como hemos comentado en el Artículo Previo,   es importante prevenir el déficit de extensión completa de la rodilla, y debemos empezar a trabajar en ello desde los primeros días tras la intervención quirúrgica ).  En caso de disponer de un estabilizador de la rodilla deberá utilizarlo siempre que se levante durante las primeras 4 a 6 semanas.

¿Qué ejercicios debo realizar para la extensión de la rodilla ?

  • Extensión simple y utilizando toalla. La extensión progresiva en una superficie es el primer ejercicio a realizar.

  • Podemos utilizar una toalla debajo del talón y debajo de la rodilla para poder trabajar de forma progresiva. Es importante conseguir la extensión gradualmente, durante los primeros 7-10 días. También es importante evitar la Hiperextensión ( no debemos pasar del plano horizontal ).

Isométricos de Cuádriceps. Debemos iniciar ejercicios isométricos de cuádriceps a medida que consigamos la extensión completa de la rodilla, cuanto antes mejor. Los isométricos de cuádriceps consisten en realizar contracciones de la musculatura cuadricipital con la rodilla extendida, sin movimiento de la rodilla ni de la cadera. En cada contracción debemos mantener de 6 a 10 segundos y relajar. Debemos realizar series de 10 repeticiones varias veces al día. El ejercicio isométrico contribuye al mejor control del dolor percibido; igualmente ayuda a disminuir los fenómenos inflamatorios en la rodilla y nos ayuda a mantener activo al músculo cuádriceps ( importante para prevenir la atrofia secundaria ).

¿Qué ejercicios debo realizar para la flexión de la rodilla ?

  • De igual manera podemos inicial la flexión progresiva de la rodilla. De forma simple, sentados en una silla podemos dejar caer progresivamente la extremidad por gravedad. Podemos ayudarnos de la extremidad contralateral, colocándola detrás del talón para ayudar flexionar de una forma más controlada. Tras conseguir la flexió, podemos trabajar la extensión activa ( igualmente con el otro pie tras el talón ) para ir ayudándonos a extender progresivamente la extremidad. Este ejercicio se denomina Extensión Activa asistida, y será un ejercicio importante en la rehabilitación.

  • Para ayudarnos en la flexión máxima, podremos conocer igualmente el talón contralateral encima del tobillo intervenido, y ayudarnos en la flexión de la rodilla, sobre todo ante flexiones mayores a 90 grados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.