Titulo

Traumatólogo especialista en Granada

Omega3 para mejorar las articulaciones

A medida que cumplimos años tendemos a padecer dolores articulares. Hombres y mujeres pueden sufrir este tipo de dolores indistintamente, esto se debe a la pérdida de la capacidad de contracción tanto de huesos como cartílagos.  Como traumatólogo especialista en Granada aconsejamos aumentar el consumo de Omega3 como tratamiento preventivo, ante enfermedades como la artrosis y la artritis.

Los últimos avances científicos han demostrado que el consumo de ácidos grasos Omega3 reduce la síntesis de factores inflamatorios en los cartílagos. Siendo de vital importancia a la hora de prevenir o tratar la artritis reumatoide.

Cuando se padece artritis o alguna enfermedad inflamatoria, se produce una degradación de los tejidos, causando inflamación, rigidez y dolor. Gracias a los ácidos grasos Omega3 con poderosos compuestos que ayudan a frenar estos procesos, además de disminuir el riesgo de eventos cardiovasculares y prevenir enfermedades que afectan a la función cognitiva como el Alzheimer y la demencia.

Como traumatólogo especialista, te aconsejamos aumentar la ingesta de este tipo de ácidos grasos Omega3, podrás encontrarlos en alimentos tales como:

  • Pescado y mariscos. Especialmente el salmón, caballa, atún, sardinas y arenques)
  • Frutos secos tales como las almendras, avellanas, pistachos)
  • Semillas como la chía y la linaza.
  • Alimentos fortificados. Bebidas de soja, leche enriquecida, yogur enriquecido, etc.

Una alimentación saludable, rica en ácidos grasos Omega3 te ayudará a prevenir y mejorar tu salud. Como traumatólogo especialista en Granada, te recomendamos además optar por suplementos dietéticos que contengan Omega3. Este tipo de suplementos cuentan en su composición con aceite de pescado, aceite de hígado de bacalao, aceite de alga y aceite de krill. Lo que proporciona una ingesta diaria rica en Omega3, que te ayudará además a mejorar las membranas que rodean las células de tu organismo. Proporcionando además las calorías necesarias para dar energía al organismo, lo que conlleva una mejora en el funcionamiento del corazón, vasos sanguíneos y sistema endocrino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.